DESAFÍOS...

"...sólo los que se atreven a llegar lejos, son capaces de llegar a saber lo lejos que pueden llegar..."
T.S. Elliot

jueves, 2 de junio de 2011

cuando no puedas correr....

Cuando no puedas correr trota, cuando no puedas trotar, camina, cuando no puedas caminar usa el bastón, pero nunca te detengas.  (Madre Teresa de Calcuta)

Pues así estamos. Quedan ya pocos días para que el traumatólogo me diga como va el codo, si tengo que hacer rehabilitación o no, si recuperaré la movilidad y, sobre todo, si podré empezar de una vez a correr, nadar o lo que me apetezca. De momento solo puedo decir que las sensaciones son buenas (el lenguaje de corredor se "contagia" eso de "sensaciones" antes no lo decía yo). El brazo solo me duele al hacer movimientos muy bruscos, puedo flexionarlo casi como el otro y coger pesos, teclear, etc. Lo malo es que aún no puedo extenderlo y me molesta cuando hay impactos, osea que de correr aún nada, pero espero en una semana poder empezar. 

En el trabajo las cosas van rodadas, se acerca el fin del contrato y no paro de luchar para no volver al paro, a ver que pasa... 

Volviendo al deporte, como no quería perder demasiado la forma (forma que, todo hay que decirlo, no era para tirar cohetes tampoco) llevo las dos semanas que han pasado desde que me operaron caminando una media de 12 o 13 km al día. ¡Un día llegué a hacer 19  km!. La verdad es que al principio creí que me iba a aburrir, pero no es así. Caminar por sitios tan bonitos como los que me rodean es una gozada, y una manera estupenda de ordenar la cabeza, hacer planes, relativizar agobios y no perder la forma y la paciencia. 

Eso sí, el "mono" de correr, nadar, remar o pedalear no me lo quita nadie, así que sigo frecuentando competiciones. Si la semana pasada fui a ver el triatlón de Oleiros y animar a mis conocidos, hoy en e trabajo un conocido me contó su experiencia en un medio iron Man hace unos días (2900 metros nadando,90 km en bicicleta y media maratón para terminar, ahí es nada) y este fin de semana voy a las pistas de mi Club, el Ría Ferrol, a ver el IX Memorial Ramón Peña Blanco, a ver como están de forma las juventudes de la comarca y a morirme de envidia. 

Y mientras tanto, ya que no puedo correr ni trotar, pues a caminar tocan, alegremente, eso sí, ¡pararme nunca!, andando bajo el sol, me siento bien, como dice la canción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada